I.E.S. LAS VIÑAS - MANILVA

JUNTA DE ANDALUCÍA - CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Please wait while JT SlideShow is loading images...
Photo Title 1Photo Title 2Photo Title 3Photo Title 4
Alumnado >> II edición del Concurso de microrrelatos coeducativo

II edición del Concurso de microrrelatos coeducativo

E-mail Imprimir PDF

Alumnado premiado en la II edición del Concurso de microrrelatos coeducativos

“Pilar Jurado, rompiendo el techo de cristal”


El alumnado y los centros premiados en la II edición del concurso de microrrelatos contra la violencia de género “Pilar Jurado: rompiendo el techo de cristal”, organizado por el Proyecto Educativo de Igualdad de Género del IES Eduardo Janeiro de Fuengirola, con la colaboración de la Delegación Territorial de Educación de Málaga y subvencionado por FDAPA, es el siguiente:

– Primer premio “Detrás del cristal” de Lucía Delgado Suárez, alumna de cuarto de ESO del IES Profesor Tomás Hormigo de Estepona.

– Segundo premio “Una y otra vez” de Sofía Rodríguez Gómez, alumna de primero de bachillerato del IES Bezmiliana, Rincón de la Victoria.

– Tercer premio ” Y entonces la vi” de Esperanza Romero Navas alumna de primero de bachillerato del IES Ben Al Jatib de la Cala Del Moral.

Y Mención Especial para “Una vuelta de tuerca” de la alumna Andrea Ruiz Aguilar de primero de bachillerato del IES Las Viñas de Manilva.

Enhorabuena a todas las premiadas y a su gran labor de concienciación para la prevención y erradicación de esta terrible lacra social.

La entrega de premios tendrá lugar el día 24 de noviembre a las 12:00 de la mañana en el Conservatorio Profesional de Música “Manuel Carra” de Málaga.

 

UNA VUELTA DE TUERCA

A mi padre lo metieron en la cárcel por respetar a mi madre y darle el derecho que todo humano tiene.

Los vecinos, al no escuchar los gritos de mi madre, llamaron varias veces a la policía. Mi madre salía a la calle con naturalidad. No tenía moratones en sus extremidades. Compartía las tareas domésticas con mi padre. No se escuchaban voces en mi casa. Era una persona culta. La policía nos avisó diciéndonos que a la próxima vez, podría tener consecuencias muy graves el no tratar a su mujer (porque para ellos era de mi padre, no de sí misma) con desprecio, despecho y haciéndole sentir que era inferior a él.
Por desgracia, después del juicio, mi padre no tuvo otro remedio que ir a la cárcel, porque había alegado que él nunca haría sentir a una mujer inferior a un hombre. Al declararse culpable mi padre, mi madre fue casada con otro hombre. Este ser, ente esclavo de la sociedad, sí ejercía su labor como buen hombre, maltratándola.

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Dedicated Cloud Hosting for your business with Joomla ready to go. Launch your online home with CloudAccess.net.